Historia - Rancho La Escondida Ganadería Charoláis

Vaya al Contenido

Menu Principal:


Nuestra Historia…


Ubicado en la Hacienda General Treviño en el kilómetro 9 del municipio de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, se encuentra el Rancho La Escondida (cerca de la Refinería de Petróleos Mexicanos), que remonta sus orígenes 50 años atrás, cuando su hoy propietario, el señor Garza tenía apenas 16 años. Era de mi padre quien desde antes se dedicaba a la compra-venta de ganado comercial, y de ahí nos fuimos enfocando más en el Charoláis, para ir mejorando las razas y se fue sustituyendo poco a poco por ganado de registro.

Comenzó a comprar un semental Charoláis y lo fue cruzando con comercial, dándole buen resultado, hasta llegar hoy en día a tener un excelente linaje, pero su objetivo es seguir mejorando la genética.






El señor Garza ve demasiadas bondades al Charoláis, al cual comenzó a registrar en el 2005:



“Es una raza muy fina, muy mansita, muy noble y, sobre todo, engorda muy rápido. Y los becerros que dan, preciosos, muy pesados al nacer, al destete”.

Eso le ha garantizado dejar satisfechos a sus clientes, que siempre dicen: “El becerro que te compré me ha salido muy bueno”. Y me vuelven a comprar, porque no se trata de vender por vender.

“Un animal que no te va a producir bien, pues no tiene caso, mejor lo manda uno al rastro, para que engañar a la gente”.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal